Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
20 mayo 2016 5 20 /05 /mayo /2016 06:51
PARA COMPARTIR ESTE FIN DE SEMANA: PASTA DE ARROZ CON GAMBAS Y HUEVOS REVUELTOS AL ESTILO PAD THAI

Es un plato de pasta que suele caer en casa los domingos por la noche: no tiene complicación, lleva productos que siempre tenemos en nuestra despensa y se prepara en un momento. Además está riquísimo y contra el “estrés del domingo por la noche” es un plato de lo más reconfortante :o)

 

Lo bueno de la receta es que podemos preparar todos los ingredientes con antelación. Pero se cocina en el wok a fuego fuerte en el último momento y se come recién salteado sin perder un segundo para disfrutar al máximo de su sabor tan exótico. Lo que es fundamental es que tengáis todos los ingredientes cortados y preparados antes de calentar el wok porque después todas las pautas se encadenan muy rápido y hay que estar pendiente sin pausas.

 

Aunque podáis pensar que se pueden omitir los cacahuetes, realmente terminan de darle un aire totalmente exótico al plato y le sientan de maravilla en cuanto a textura. Si no tenéis, podéis añadir anacardos que también quedan muy bien y porque no, almendras tostadas.

 

¡Feliz fin de semana a todos! Qué lo disfrutéis mucho :o)

PARA COMPARTIR ESTE FIN DE SEMANA: PASTA DE ARROZ CON GAMBAS Y HUEVOS REVUELTOS AL ESTILO PAD THAI

PASTA DE ARROZ CON GAMBAS Y

HUEVOS REVUELTOS AL ESTILO PAD THAI

Para 4 personas

 

250g de pasta de arroz

2 dientes de ajo pequeños

3 cebolletas tiernas (parte blanca+un poco de verde)

2 huevos

1CS* de jengibre fresco rallado

1CS* de lemon grass citronela rallada (fresca o congelada o seca)

160g de soja (fresca o envasada)

20 gambas peladas con la cola

2CS* de cilantro picado

1CS* de azúcar moscovado (o moreno)

2CS* de cacahuetes sin tostar ni sal

1cc** de aceite de girasol

 

Para la salsa

4CS* de salsa de soja baja en sodio

2CS* de azúcar moscovado (o moreno)

3CS* de nuoc mam (salsa de pescado) + un trocito de guindilla al gusto de cada uno

 

En esta receta es importante tener todos los ingredientes listos antes de encender el fuego ya que se cocina en pocos minutos. Os aconsejo dejar todo preparado en platitos o bols pequeños y cuando estéis para comer cocinar el plato.

 

Empezamos poniendo la pasta de arroz en remojo en agua templada (sin hervir ojo) unos 15 minutos hasta que esté blanda. La colamos y la reservamos.

Mezclamos todos los ingredientes de la salsa procurando que el azúcar moreno quede totalmente integrado en la salsa.

Pelamos el ajo y lo chafamos en el mortero con el jengibre y el lemon grass.

Pelamos la cebolleta y la picamos muy finita con un poco de la parte verde.

Batimos los huevos como para una tortilla francesa.

Picamos toscamente los cacahuetes.

 

Cuando ya lo tenemos todo a punto y estemos a punto de comer, calentamos en un wok a fuego fuerte el aceite de girasol y añadimos el jengibre con el ajo y el lemon grass, cocinamos unos 2 minutos hasta que se dore mezclando sin parar.

Añadimos las gambas peladas y salteamos 2 minutos más, entonces añadimos los huevos batimos y mezclamos como si estuviéramos preparando unos huevos revueltos, 2 minutos más aproximadamente.

Añadimos la cebolleta picada y la soja y la cucharada de azúcar moscovado (la que no va en la salsa). Mezclamos bien para que caramelice un poco, 2 minutos más.

Añadimos la pasta de arroz que teníamos a punto y salteamos un minuto antes de añadir la salsa que hemos preparado.

Mezclamos bien para que la salsa quede bien repartida y terminamos espolvoreando con el cilantro picado y los cacahuetes picados.

Servimos de inmediato y a disfrutar.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

**cc: cucharita de café

Published by Palmira - en Pastas - Arroces y Patatas Verduras
27 abril 2016 3 27 /04 /abril /2016 06:59
APROVECHANDO QUE ES GERUNDIO: PASTA CON SALSA DE (HOJAS  VERDES DE) ESCAROLA Y GAMBAS

¿Nunca os ha dado pena ver todas aquellas hojas verdes y duras de la escarola que no apetecen mucho así en ensalada porqué tienen su fuerza? ¿Y cuestan de tragar?

 

Pero tampoco las queréis desechar que las cosas no están como para tirar comida a la basura… Y ya la habéis preparado mil veces en cremas y buñuelos… Pues ¡ésta es la receta que tenéis que probar con las hojas verdes de la escarola!

 

Se trata de un sencillo plato de pasta, donde la escarola sirve como base a una salsa cremosa y untuosa, sin apenas grasas, con un extra de marisco para completar el aporte nutricional del plato.

 

Os puedo decir a pesar de ser una pura receta de aprovechamiento (en lugar de gambitas podríamos usar unas sobras de pollo asado o de pescado al horno), es una base que en más de una ocasión me ha solucionado una comida, en particular los días en que regreso del mercado y me pongo a limpiar la escarola enseguida para que no se me ponga mala y tenerla lista para comer por las noches.

 

Si os animáis a probarla, ya me contaréis que tal… ¡Feliz miércoles!

 

APROVECHANDO QUE ES GERUNDIO: PASTA CON SALSA DE (HOJAS  VERDES DE) ESCAROLA Y GAMBAS

PASTA CON SALSA DE (HOJAS  VERDES DE) ESCAROLA Y GAMBAS

Para 1 persona

 

120/150g de pasta cocida al dente

150g de las hojas más verdes de una escarola

1 escaloña grande o una cebolleta

1 diente de ajo

½ cc* de aceite de oliva

200 ml de caldo vegetal

100g de gambas peladas congeladas

1cc* de harina

2CS** de nata líquida 4%MG o de leche evaporada

Sal, pimienta

 

Calentamos el aceite y doramos el ajo pelado y cortado pequeñito. Entonces añadimos la escaloña con una pizca de sal y dejamos sofreír 2 minutos. Terminamos con la escarola que habremos cortado en trozos medianos.

Cuando la escarola haya perdido su volumen y empiece a ablandarse, añadimos la harina y la doramos un par de minutos antes de ir añadiendo el caldo y dejamos cocer unos 5 minutos a fuego medio. Trituramos un poco la salsa si nos apetece pero dejando bastantes trozos, sólo para espesar un poco la salsa.

Entonces añadimos las gambas y dejamos reducir la salsa unos minutos.

Terminamos con la nata líquida antes de servir con un poco de pimienta recién molida al gusto y un hilo de aceite de oliva.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

Published by Palmira - en Verduras Pastas - Arroces y Patatas Escarola
15 febrero 2016 1 15 /02 /febrero /2016 08:00
UN PLATO QUE ME RECUERDA ITALIA, MEJOR DE LEJOS: RAVIOLI DI ZUCCA & AMARETTI (RAVIOLIS DE CALABAZA Y GALLETAS DE ALMENDRA AMARGA)

Ya lo he dicho muchas veces, pero lo mejor que guardo de nuestros años pasados en Italia es todo lo que he descubierto de su gastronomía, muy distinta de la que conocemos fuera de allí.

 

Claro que ya conocía los raviolis, pero por mucha tienda delicatessen italiana, pocos son tan ricos que los que se venden en muchas tiendecitas dedicadas a pasta fresca y exclusivamente a pasta fresca en cualquier pueblo de Italia.

Algo que desconocía por completo es que los raviolis también suelen ser “de temporada”, o sea que no se comen los mismos en octubre y en mayo.  Muy típicos del otoño y de la zona donde vivíamos, son los ravioli di zucca, cuyo relleno combina calabaza y amaretti, unas galletas más o menos secas a base de almendra y de “almendra de albaricoque”. Son muy dulces y tienen un puntito amargo que hacen de estos raviolis una maravilla.

 

Como no se encuentran con tanta facilidad en París como en Milán, me puse manos a la obra y los preparé caseros… ¡INSUPERABLES! Una masa mucho más fina que los comprados, un intenso sabor a almendra en el relleno y ¡muy bien de precio! Pueden parecer algo entretenidos de preparar pero merece la pena. Además se congelan de maravilla y más de una cena me han salvado.

Ya sé que se está terminando la época de calabazas pero si buscáis más ideas para cocinarlas, podéis pinchar aquí o en el logo. Con este invierno que no lo acaba de ser del todo, casi apetecen más recetas de otoño que de invierno :o)

 

¡Feliz semana a todos! 

UN PLATO QUE ME RECUERDA ITALIA, MEJOR DE LEJOS: RAVIOLI DI ZUCCA & AMARETTI (RAVIOLIS DE CALABAZA Y GALLETAS DE ALMENDRA AMARGA)

RAVIOLI DI ZUCCA& AMARETTI

Para 8/10 personas

 

Para la masa

210g de harina normal

90g de sémola de trigo

3 huevos medianos

1cc* de sal

2CS** de aceite de oliva

Harina y sémola para trabajar la masa

 

Para el relleno

280g de puré de calabaza***

40g de harina de almendra

Unos 30g de pan rallado (la cantidad dependerá de lo que absorba la harina de almendra y de la humedad del puré de calabaza)

15g de grana padano rallado

Sal, pimienta

Un poco de nuez moscada

50g de amaretti morbidi

 

Para servirlos

Un poco de mantequilla al gusto

Flor de sal

Hojas de salvia frescas o de romero o salvia en polvo

 

Para la masa

Empezaremos preparando la masa. Siempre uso mi amasadora Kenwood porqué así el resultado es perfecto y no me canso ni tardo nada en tener la masa de pasta lisa y perfecta.

Mezclamos la harina con la sémola de trigo, la sal y formamos un hueco en el centro donde cascamos los huevos y añadimos el aceite de oliva. Mezclamos a velocidad baja con la pala de la batidora (la K) hasta que se integren bien todos los elementos. Entonces, quitamos la pala y colocamos el gancho de amasar.

Subimos la velocidad progresivamente, del 2 al 5 hasta que la masa quede elástica y homogénea.

Le damos forma de bola y la envolvemos con papel film. Reservamos en la nevera por lo menos 1 hora o toda la noche si nos es más cómodo.

Ya tenemos la masa lista para laminar.

 

Para el relleno

El relleno no tiene dificultad pero os aconsejo usar todos los elementos a temperatura ambiente o fríos para que no humedezcan en exceso la masa cuando vayamos a rellenar los raviolis.

Mezclamos el puré con la harina de almendra, el pan rallado, el grana padano, los amaretti triturados y ajustamos de sal y pimienta con nuez moscada. Ojo en sazonar bien ya que sino el relleno será excesivamente dulzón.

Tenemos que obtener una textura bastante firme que mantenga su forma, como podéis verlo en las fotos.

Pasamos a una manga pastelera con boca ancha y reservamos en la nevera hasta el momento de formar los raviolis.

 

Para formar los raviolis

He usado un regalo que me trajo papá Noel hace ya más de 10 años y al que le he sacado poco partido, la laminadora de pasta y el molde para ravioli.

Sacamos la masa de la nevera y la cortamos en 4 porciones. Volvemos a envolver los 3 trozos de masa que usaremos después con papel film y si hace mucho calor lo devolvemos a la nevera.

Aplanamos ligeramente la masa con un rodillo sobre un mármol enharinado con harina y sémola. Pasamos la masa por la laminadora a máxima obertura, la doblamos y volvemos a pasarla en la misma apertura. Repetimos esta operación unas 3 o 4 veces hasta que la masa tenga más o menos la anchura de la laminadora.

Reducimos de 1 la apertura de la laminadora, enharinamos ligeramente nuestra banda de masa y la pasamos por la laminadora 2 veces sin plegar.

Vamos repitiendo estas pautas, reduciendo el grosor de 1 cada 2 pasajes hasta llegar a la mínima apertura.

Suelo cortar a mitad del proceso la lámina para que me sea más cómodo manipularla pero esto es personal.

Si vemos que se pega la masa (que no suele ser así) volvemos a enharina muy ligeramente la masa y seguimos adelante con el laminado.

Cuando tengamos 2 láminas del ancho y grueso del molde de raviolis, colocamos una lámina de masa sobre el molde y suavemente, formamos los huecos con los dedos.

Después rellenamos con el valor de una avellana de relleno y tapamos con otra lámina de masa. Presionamos suavemente pero firmemente para que se peguen las dos láminas de masa...

y pasamos el rodillo apretando bien para que se formen y separen los ravioli.

Los vamos pasando a una bandeja grande forrada de papel vegetal y seguimos hasta agotar ingredientes.

Así preparados, los ravioli están listos para comer o para congelarse. En este segundo caso, los dejo en la misma bandeja y los meto en el congelador unas horas. Cuando estén congelados, los paso en una bolsa de plástico con cierre hermético y están listos para comer, añadiendo sólo unos minutos al tiempo de cocinado.

 

Para servirlos

Llevamos a ebullición una abundante cantidad de agua salada y añadimos los raviolis con cuidado de no quemarnos, tienen que tener mucho espacio.

Cuando el agua vuelva a hervir, mantendremos un fuego medio alto y cuando los raviolis vuelvan a subirse a la superficie del agua, contaremos un minuto aproximadamente, lo mejor es probar uno para estar seguros :o) Los escurrimos enseguida sin dejarlos en su agua de cocción.

Mientras, calentaremos la mantequilla a fuego medio con la salvia o el romero para que tome un pelín de color, momento en el que añadiremos los raviolis apenas escurridos, añadiremos flor de sal al gusto y dejaremos que tomen un poquito de color en la parte inferior antes de servirlos bien calientes.

¡A disfrutar que si llegáis hasta aquí lo tendréis bien merecido!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

***El puré de calabaza, lo suelo preparar en el horno. Parto la calabaza por la mitad, quito las semillas con una cuchara y pongo en una fuente de horno con un vasito de agua. Horneo 180º entre 35 y 60 minutos dependiendo del tamaño de la calabaza. Para esta receta, suelo usar lo que me sobra cuando preparo platos que necesitan cantidades exactas y prefiero que me sobre puré a que me falte :o)

 

 

Published by Palmira - en Pastas - Arroces y Patatas Cocina Italiana
11 enero 2016 1 11 /01 /enero /2016 07:57
EMPEZANDO LA SEMANA CON UN RICO PLATO DE PASTA: PASTA ALLA PECORARA (PASTA CON BERENJENAS Y RICOTTA)

Ya lo he comentado en más de una ocasión pero los mejores recuerdos que guardo de nuestra estancia en Italia es todo lo que he aprendido acerca de la cocina italiana real, la que se come en las casas italianas, en muchos casos bastante alejada de la visión que tenemos de ella fuera de Italia.

 

Los Italianos comen pasta a diario (o casi, alternando con el risotto) y no es ningún mito, es su costumbre. Pero en muchos casos sus platos de pasta son más bien ligeros y equilibrados, con hortalizas y salsas ligeras, nada que ver con las sopas de nata que nos sirven en la mayoría de restaurantes italianos.

Uno de mis grandes descubrimientos, ha sido la ricotta, que nos gusta tanto en casa que he decidido crearle un índice dedicado a la ricotta para daros muchas ideas para usar este ingrediente estrella de la cocina italiana, tanto en recetas dulces como saladas.

 

Y hoy la maravillosa ricotta no sirve de salsa para un plato de pasta equilibrado y sabroso que combina la suave textura de la ricotta y el punto ligeramente amargo de la berenjena… Todo un clásico de nuestras cenas… ¡parisinas!

EMPEZANDO LA SEMANA CON UN RICO PLATO DE PASTA: PASTA ALLA PECORARA (PASTA CON BERENJENAS Y RICOTTA)

Antes de dejaros con la receta, quería enseñaros lo que me ha mandado Mercedes desde Mi Dulce Diana para el intercambio de galletas que organizó antes de Navidades... Unos deliciosos cuernitos de coco y limón venían en el paquete, aunque ahora ya sólo son un recuerdo, estaban de vicio: era comer uno e ir a por el siguiente... excelente señal, ¿verdad?

 

También venía en el paquete una caja super mona y unas recetas que ya sabéis que siempre me gusta probar recetas nuevas :o) Y claro, no faltaba un precioso llavero que me permite deciros con mucho orgullo que ¡ soy parte del Club de las Brujitas Galleteras!

 

Muchísimas gracias Mercedes, Diana, Nico y José Antonio por estos regalos y seguimos en contacto, ¿vale?

 

 
EMPEZANDO LA SEMANA CON UN RICO PLATO DE PASTA: PASTA ALLA PECORARA (PASTA CON BERENJENAS Y RICOTTA)

Ahora si, os dejo con la receta y os deseo una feliz semana de vuelta a la rutina :o)

 
EMPEZANDO LA SEMANA CON UN RICO PLATO DE PASTA: PASTA ALLA PECORARA (PASTA CON BERENJENAS Y RICOTTA)

PASTA ALLA PECORARA*

PASTA CON BERENJENAS Y RICOTTA

Para 3 personas

 

160g de pasta ditaloni rigati o de pasta corta

2 berenjenas medianas

2 dientes de ajo

150ml de passata de tomate (o salsa de tomate)

100g de ricota

2cc** de cebollino picado muy fino

2cc** de aceite de oliva

Sal

Pimienta o guindilla si nos gustan más picantes

 

Empezamos cortando las berenjenas lavadas y secadas en dados pequeñitos y el ajo.

Salteamos con el aceite bien caliente la berenjena y el ajo con una buena pizca de sal, tapamos y cocemos a fuego medio hasta que estén tiernas, unos 10/12 minutos. Añadimos la salsa de tomate, ajustamos de sal y pimienta o guindilla si nos gusta el punto picantito y dejamos cocinar 5 minutos más.

Mientras tanto, cocemos la pasta según las recomendaciones del paquete y antes de colarla guardamos un poco del agua de cocción.

Añadimos la mitad de la ricotta a las berenjenas y el cebollino, mezclamos bien y añadimos la pasta cocida, añadiendo un poco de agua de cocción para formar una salsita, salteamos un minuto más y podemos servir la pasta caliente, añadiendo unos copos de ricotta hechos con el pasapuré.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* Otra receta pillada en el programa I menú di Benedetta y tuneada a mi gusto.

** cc: cucharita de café

20 noviembre 2015 5 20 /11 /noviembre /2015 08:30
SIGUIENDO CON LAS RUTINAS PARA NO PENSAR DEMASIADO: CRUJIENTES DE SETAS CON PURÉ DE CALABAZA

Estamos viviendo días muy duros en París… Los eventos de los últimos días, la incertidumbre, las calles vacías… París no se parece a París estos días. Los turistas han desaparecido incluso de Montmartre. La gente está preocupada, nerviosa y con miedo cada vez que se acerca al centro de la capital o que se sube a los transportes. Dicen de no salir de casa, pero hay que seguir yendo a trabajar, al cole, vamos que hay que seguir viviendo con normalidad.

Eso intentamos todos, pero siempre con un ojo mirando las noticias… A pesar de todo, hoy sigo publicando con normalidad para sumarme al HEMC#70 y el tema que ha elegido Cristina de Le Bon Vivant son…¡las setas! En casa somos adictos totales a las setas J

 

Mi aporte es una receta que hemos imaginado con Polyanna: quería comer setas, queríamos algo con un toque crujiente (y tenía un paquete de pasta brick a punto de caducar en la nevera). Para ligar las setas, optamos por unas sobras de puré de calabaza potimarron… y ¡manos a la obra!

 

Una receta muy sencilla pero super sabrosa y resultona, puede formar parte de un aperitivo o servir de base a una cena ligera con una ensalada de temporada, vamos que da mucho juego. Y si sois fans de calabaza y setas podéis pinchar en los logos respectivos para descubrir muchas más ideas con estas estrellas del otoño.

Sin más, os dejo con la receta y os deseo un muy feliz fin de semana. Cuidaos mucho.

 

SIGUIENDO CON LAS RUTINAS PARA NO PENSAR DEMASIADO: CRUJIENTES DE SETAS CON PURÉ DE CALABAZA

CRUJIENTES DE SETAS CON PURÉ DE CALABAZA

Para unos 20 crujiente pequeños

 

10 hojas de brick

500g de setas (yo opté por una mezcla de setas silvestres)

250g de puré de calabaza potimarron*

1 escaloña pequeña

1 CS** de perejil picado

Sal, pimienta

1 poco de aceite

 

Limpiamos las setas y las cortamos en bocados pequeños. Salteamos con un poco de aceite, la escaloña picadita y una pizca de sal hasta que suelten el agua. Entonces añadimos el puré de potimarron, mezclamos bien y ajustamos de sal y pimienta. Añadimos el perejil picado y reservamos en un plato para que se tempere la preparación.

Para darles forma a los crujientes, cortamos cada hoja de pasta brick por la mitad (en internet hay miles de tutoriales, seguro dais con el que mejor os conviene).

Ponemos un poco de relleno en la parte de arriba a la izquierda y vamos plegando dando forma de triángulo.

A medida que los tenemos listos, los vamos colocando en una bandeja de horno previamente forrada con papel de horno. Pintamos con un poco de aceite en spray o con una brocha de cocina.

Horneamos unos 15 minutos, vigilando a partir de los 10 minutos, están listos cuando están bien dorados. Lo mejor es ir vigilando porque cada horno es un mundo.

Pasamos en una rejilla de pastelería para que se mantengan bien crujientes y servimos de aperitivo o de cena con una ensalada de temporada.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* El puré de calabaza potimarron, lo suelo preparar en el horno. Parto la calabaza por la mitad, quito las semillas con una cuchara y pongo en una fuente de horno con un vasito de agua. Horneo 180º entre 35 y 60 minutos dependiendo del tamaño de la calabaza.

**CS: Cuchara Sopera

 

 

Published by Palmira - en Pastas - Arroces y Patatas Setas Calabaza

¡¡¡Nos hemos mudado!!!

Ahora estamos en:

comeconmigo.net

  Únete al nuevo blog :o)

Toda la filosofía de este blog esta aquí.

comeconmigoelblogdepalmira@hotmail.com

 

¿Buscas una receta? ¿Un ingrediente?

¿Necesitas ayuda para traducir?

 

Participo en:

World Bread Day 2016 (October 16)

molde-mania-logo.jpg

He participado en:

Aquí

Basarticle