Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
25 octubre 2013 5 25 /10 /octubre /2013 07:09

Espelta pequeña como un arroz con leche (6)

No sé qué me pasa cuando llega el otoño, pero enseguida me apetecen cremas de verduras sencillas y calientes y… ¡postres completos! Así que muchas cenas, especialmente las del fin de semana se podrían resumir como crema de calabacín (o  de calabaza para dar un par de ejemplos) y postre completo pero a la vez ligero. En estas ocasiones, el postre suele aportar algo de hidratos y lácteos, alguna vez proteína.

 

Y ¿cuáles son estos postres? Pues algunos ya los tengo publicados en el blog. Muchas veces es un arroz con leche y speculoos o un arroz con leche con té ahumado. En otras ocasiones, optamos por natillas de polenta y pomelo o por natillas de tapioca y agua de rosas.

 Espelta pequeña como un arroz con leche (7)

Hoy he optado por espelta pequeña (también se podría usar espelta normal pero cociéndola un poco más) cocinada como si de un arroz con leche se tratara. Y acompañada con fruta salteada, melocotón hoy pero también se podría usar plátano, manzana o pera, vamos lo que tengamos a mano.

aniversario cuinant 

Esta receta se va directa al concurso que está organizando María Dolores en su blog Cuinant para el 30º Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Con esta receta de postre, participo en el Concurso “Recetas sanas, ligeras y equilibradas” para celebrar el 30 Aniversario del Hospital General Universitario de Elda. Es una receta completa y saciante, con fibra y lácteos, frutas e hidratos a la vez que es fácil de comer y digerir y totalmente recomendable para reponer fuerzas en una cama de hospital.

 

Con esta receta, me despido y os deseo un muy feliz fin de semana.

 Espelta pequeña como un arroz con leche (11)

ESPELTA PEQUEÑA

COMO UN ARROZ CON LECHE

Para  4 personas

 

100g de espelta pequeña

3 albaricoques secos

300ml de leche desnatada + 1 tacita de leche desnatada muy fría

1 melocotón grande maduro pero firme (o una manzana, o una pera, o fresas dependiendo de la temporada)

3cc* + 3cc* de miel con un sabor muy suave

1cc* de aceite de oliva

Un trocito de vainilla

 

El día anterior (o 30 minutos antes de empezar a cocinar)

Empezamos aclarando con abundante agua fría la espelta pequeña hasta que el agua salga limpia. Dejamos en remojo unas 6/8 horas como mínimo en filtrada idealmente, en la nevera mejor. Es opcional pero así obtenemos una espelta más suave y cremosa.

 

La espelta pequeña con leche

Colamos la espelta y la volvemos a aclarar.

Cocemos la espelta pequeña con abundante agua empezando en frío durante unos 15/20 minutos.

Al cabo de este tiempo, colamos la espelta pequeña y la pasamos en una cazuela con la leche desnatada, 3cc* de miel y los albaricoques secos cortados en trocitos pequeños. Dejamos que se haga a fuego suave, unos 30 minutos, o hasta que ya no quede leche en la cazuela. Cuando así sea, lo pasamos en una fuente y le añadimos la tacita de leche, removemos, tapamos con papel film en contacto directo y lo reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

El melocotón asado

Pelamos el melocotón y lo cortamos en daditos. En una sartén, calentamos el aceite de oliva y le echamos la vainilla partida por la mitad y con las pepitas.

Salteamos el melocotón hasta que esté un poco blando pero sin llegar a deshacerse y le echamos 3cc* de miel. Mezclamos bien y reservamos.

 

Para servir

Mezclamos la espelta con leche y lo repartimos entre 4 vasitos.

Decoramos con el melocotón asado con vainilla, decoramos con un trocito de vainilla y lo tenemos a punto.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

 

*cc: cucharita  de café

nappetitre

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
23 octubre 2013 3 23 /10 /octubre /2013 07:01

Garapinyades (6)

Cada vez que pienso en garapinyades, me acuerdo de la tía Rosita… Era la reina de las garapinyades y tengo que deciros que por mucho que lo haya intentado nunca he dado con LA receta… Su receta era sencilla: un vaso de almendras, un vaso de azúcar y un vaso de agua. Claro que algún truco habrá seguro pero sus garapinyades tenían un bonito color ligeramente rosado, no sabían a caramelo y tenían una textura un poco arenosa que era mi perdición de niña…

 

Claro que el hecho de que las almendras sean de su finca en Lleida también tendría su importancia. Todavía recuerdo cuando volvíamos a casa después de visitarla los enoooormes botes de garapinyades que había escondido en el maletero del coche :o)

 garrapinyades-2013-10.jpg

Así que cuando ví que Memòries d’una cuinera nos invitaba a preparar garapinyades pensé “a ver si sale una receta clavadita a la de la tía Rosita” y pensé no participar…

 

Pero una es como es y me fui directa a la carpeta de recetas pendientes para ver si tenía alguna receta de “algoparecidoagarapinyadesperoquenosonlasdelatíarosita”… Y así fue, es la receta que comparto hoy con vosotros.

Garapinyades (4)

Me pareció muy distinta en su momento ya que se prepara como un almíbar con agua y azúcar, se añaden las almendras y las avellanas y después se hornean. El resultado está buenísimo, las serví para acompañar un café de media tarde y me quedé corta con las cantidades. Si os animáis a prepararlas os aviso que son un peligro, empezar es terminar con ellas.

 

Espero os gusten y si conocéis la receta de la garapinyada perfecta, no lo dudéis y me la mandáis que la probaré con mucho gusto!!!!

 Garapinyades (1)

GARAPINYADES DE ALMENDRAS Y AVELLANAS

HORNEADAS CON FLOR DE SAL*

Para 2 bols pequeños como el de las fotos

 

50g de azúcar blanquilla

100g de avellanas peladas sin tostar

100g de almendras peladas sin tostar

1cc** de flor de sal

 

Calentamos el horno a 150º con calor ventilado y forramos la bandeja del horno con una base de Silpat o de papel vegetal.

En un cazo pequeño, mezclamos el azúcar con 15ml de agua filtrada y calentamos a fuego medio hasta que el azúcar quede disuelto. Subimos el fuego y dejamos hervir un par de minutos. Apartamos del fuego y añadimos las almendras y las avellanas.

Mezclamos bien para que las almendras y las avellanas estén totalmente recubiertas por el almíbar y volcamos sobre la bandeja del horno.

Espolvoreamos con la flor de sal y horneamos unos 30/35 minutos, vigilando a partir de los 20 minutos, mezclando cada 5/10 minutos hasta que se forme una costrita dorada. Dejamos enfriar sobre la misma bandeja y guardamos en un bote de cristal hermético para que no cojan humedad.

Y nada, a disfrutar de estas garapinyades con un buen café y porqué no en algún cookies me parecen una delicatesen extra :o)

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*La receta original es del blog Chocolate&Zucchini y está aquí.

 

**cc: cucharita de café

nappetitre

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
12 octubre 2013 6 12 /10 /octubre /2013 06:54

Masitas Sablés de Silvia (6)

Después de cumplir con el reto tarta de manzana del mes, sigo adelante con el tema BadgeCestas navideñas200 Cestas Navideñas Caseras... Ya sé que todavía es pronto para pensar en Navidad pero seguro que os gustarán para disfrutar este mismo fin de semana, o en cualquier otro momento del año, ¿verdad?

 Masitas Sablés de Silvia (2)

Después de las estrellitas de limón y de las galletas de avellana rellenas de chocolate, hoy os traigo unas galletas que siempre tienen muuuucho éxito. En casa, las llamamos las masitas diamantes de Silvia porqué la receta es de Silvia, Y sigo en la cocina. La descubrí hace ya muchos años y la he repetido tantas veces que os puedo asegurar que la receta está a prueba de fallos :o)

 

¡Feliz fin de semana a todos!

 Masitas Sablés de Silvia (8)

MASITAS DIAMANTE DE SILVIA

Para unas 20 galletas dependiendo del tamaño

 

180g de mantequilla (cuanto mejor sea, mejor será el resultado)

100g de azúcar glas

280g de harina

1 cc* de esencia de vainilla

1 huevo batido (para dorar)


Empezamos tamizando la harina y el azúcar glas por separado.

Mezclamos la mantequilla pomada con el azúcar glas, agregamos la vainilla y después la harina tamizada.

Amasamos bien y cuando todos los ingredientes estén bien agregados, formamos 2 cilindros de masa que envolvemos en papel film y dejamos en reposo en la nevera unas cuantas horas.

 

Calentamos el horno a 170º.

Cuando ya hayan endurecido, los doramos con el huevo batido y los espolvoreamos con cantidad de azúcar.

Con un cuchillo bien afilado, vamos cortando lonchas de aproximadamente 1cm de grosor y las vamos colocando en la bandeja del horno forrad con papel vegetal.

Horneamos unos 15 minutos, vigilando, están listos cuando los bordes empiezan a tomar color y el olor es terrible por toda la casa.

Dejamos enfriar en une rejilla y los conservamos una vez fríos en una caja metálica hermética.

 

Pueden durar muchos días (3 o 4 semanas), lo único es que si quieres que duren tanto hay que esconder la caja :o)

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

 

*cc: cucharita de café

nappetitre

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
10 octubre 2013 4 10 /10 /octubre /2013 06:55

Tarta de manzana al estilo Ottolenghi (1) - copia

Esta tarta fue amor a primera vista, fue verla y correr a prepararla, pensando en el reto Tarta de Manzana mensual que compartimos con Lola y Marhya.

 

¿A quién no le gusta una tarta de manzana? Siempre digo que las tartas de manzana me chiflan pero los frostings, nada de nada.

 

A pesar de esto, la tarta de hoy lleva un frosting. Al ser la receta del gran Ottolenghi decidí darle una oportunidad al tema y fue todo un acierto. Como tenía insuficiente cantidad de frosting (error de conversiones en la tienda, no compré bastante queso crema y después tuve que hacer con lo que tenía a mano), no rellené la tarta tal y como él lo hace pero merece la pena doblar las cantidades de frosting para poder hacerlo.

 Tarta de manzana al estilo Ottolenghi (14) - copia

Es una tarta ligera ya que lleva abundante cantidad de manzana en relación con los demás ingredientes, al cocer con el horno suave, la textura es maravillosa y los aromas deliciosos. Una tarta exquisita y tan sencilla…

 

Sin más os dejo con la receta, el tiempo siempre apura pero últimamente casi me entra vértigo de tanta velocidad :o)

 

Para quienes sean adictos a las tartas de manzanas, aquí encontraréis todas mis recetas para el reto tartas de manzanavaguepommes. Y no os olvidéis visitar a Lola y Marhya con sus respectivas tartas del mes.

Tarta de manzana al estilo Ottolenghi (11) - copia 

TARTA DE MANZANA Y ACEITE DE OLIVA

AL ESTILO OTTOLENGHI

CON FROSTING DE SIROPE DE ARCE*

Para 6 personas

Un molde de 15x15 cm

(sale una tarta alta, que es lo mejor para que quede muy jugosa)

 

Para la tarta

50g de uvas pansas

4CS** de agua filtrada

280g de harina todo uso

½ cc*** de canela molida

¼ cc*** de sal fina

½ cc*** de levadura tipo Royal

1 ¼ cc*** de bicarbonato sódico

125 ml de aceite de oliva suave

1cc*** de vainilla

150g de azúcar rubio

2 huevos grandes

2 claras

La piel rallada de un limón ecológico grande

5 manzanas medianas tipo reineta

 

Para el frosting

70g de mantequilla pomada

40g de  azúcar moscovado

4CS** de sirope de arce

150g de queso para untar a temperatura ambiente (Philadelphia light en mi caso)

 

Para la tarta

Preparamos un molde de 15x15 cm untándolo con un poco de spray tipo Wilton si no es de silicona y lo reservamos.

En un cazo pequeño, juntamos las uvas pansas y el agua filtrada y calentamos a fuego muy suave unos 15 minutos hasta que las pansas hayan absorbido todo el agua y estén jugosas por dentro. Reservamos.

Calentamos en horno a 155º. Tamizamos la harina con la canela, la sal, la levadura química, el bicarbonato y reservamos.

Mezclamos el aceite de oliva suave con el azúcar y batimos hasta obtener una masa espumosa con mucho volumen. Añadimos la vainilla y poco a poco añadimos los 2 huevos enteros, mezclando muy bien.

Añadimos las manzanas peladas y cortadas en dados pequeños, las uvas pansas y la ralladura de limón y removemos bien.

Añadimos la mezcla de harina y especias progresivamente, mezclando hasta integrar todos los ingredientes pero sin pasarnos.

Batimos las claras a punto de nieve y las añadimos a la mezcla anterior en 2 tandas, procurando conservar cuanto más aire mejor.

Vertemos la masa en el molde, allanamos la superficie con un cuchillo y horneamos entre 80 y 90 minutos hasta que la tarta esté dorada por encima y hecha por dentro, lo comprobaremos con un palillo. Dejamos enfriar unos 20 minutos en el molde y desmoldamos. Reservamos sobre la rejilla de repostería hasta que se enfríe totalmente. Si no lo vamos a servir de inmediato, lo envolvemos en papel de plástico y lo guardamos en la nevera hasta el día siguiente (es lo que hicimos).

 

                                             Para el frosting

Nada más sencillo, batimos la mantequilla con el azúcar y el jarabe de arce hasta obtener una textura super ligera y cremosa, uniforme.

 

Con cuidado y usando la manga pastelera o una cuchara, vamos cubriendo la tarta con el frosting.

 

Ya tenemos la tarta ¡lista para servir y disfrutar mucho!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La receta original estaba en Food 52, aquí más exactamente. Os dejo la receta con las adaptaciones en gramos que hice.

 

**cc: cucharita de café

nappetitre

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
6 octubre 2013 7 06 /10 /octubre /2013 10:49

Galletas de avellana rellenas de chocolate (28) 

Aunque sepa que algunos van a pensar que estoy mal de la cabeza, declaro oficialmente abierta la temporada de recetas navideñas en el blog jejeje Como os lo comentaba en esta entrada, repasando recetas pendientes de años anteriores, me di cuenta que tenía muchísimas recetas de galletas y detalles para regalar durante las fiestas navideñas y que publicando una receta a la semana tenía que empezar… ¡hoy!

 Galletas de avellana rellenas de chocolate (33)

En varias ocasiones os he contado lo importante que era para mí regalar cosas caseras, ya sean cosas para comer o cosas hechas a mano, cosas preparadas pensando en la persona a quien se lo íbamos a regalar, cuidando los detalles. Así que cada año procuro preparar un surtido distinto, además de diferente para cada persona. Para que os sea más fácil consultar estas recetas para regalar, hemos creado con mi padre una nueva página,

BadgeCestas navideñas200 “Cestas Navideñas Caseras”, pinchando aquí encontraréis muchas ideas más para regalar o para disfrutar de una tarde de lluvia con los más peques. Y a lo largo de las próximas semanas, iremos completando la lista, aunque los de estas navidades no las veréis en el blog antes de después las fiestas :o)

 Galletas de avellana rellenas de chocolate (10)

Pero vamos, más allá de los regalos navideños, no me vais a negar que estas galletas nos las podemos tomar esta tarde disfrutando con la familia, ¿verdad? ¿quién puede resistirse a esta combinación tan tentadora de avellanas y chocolate?

 

¡Feliz domingo a todos!

 Galletas de avellana rellenas de chocolate (4)

GALLETAS DE AVELLANA RELLENAS DE CHOCOLATE

Para una buena cantidad de galletas, dependiendo del tamaño

 

Para el relleno

200g de chocolate negro (70% en casa)

10cl de nata líquida (12% MG)

 

Para las galletas

120g de mantequilla pomada

200g de azúcar

160g de harina

2 huevos

80g de avellanas en polvo (o avellanas crudas pasadas por la picadora)

½ cc* de levadura Royal

 

Para el relleno

Calentamos la nata líquida hasta que esté a punto de hervir y la vertemos sobre el chocolate previamente troceado.

Esperamos 5 minutos y removemos sin añadir aire con una espátula de silicona hasta que obtengamos una masa lisa y sin grumos.

Reservamos a temperatura ambiente 2 horas.

 

Para las galletas

Batimos la mantequilla con el azúcar unos 5 minutos para obtener una masa lisa y cremosa, muy ligera y le añadimos los huevos de uno en uno, batiendo entre cada uno.

Añadimos la harina previamente mezclada con la levadura y las avellanas en polvo. Mezclamos bien y dejamos en reposo 1 hora en la nevera.

 

Calentamos el horno a 150º.

Forramos la bandeja del horno con papel vegetal y vamos formando bolitas del tamaño de una avellana grande que aplastamos ligeramente. Cuidado con no pegar demasiado las galletas, porque se expanden mucho durante el horneado. Repetimos hasta que no nos quede masa, yo completé 3 bandejas de horno.

Horneamos entre 17/20 minutos, hasta que las galletas tomen un tono ligeramente dorado. Dejamos que se enfríen 2 minutos en la bandeja del horno y después las pasamos en una rejilla para que acaben de enfriarse.

Con la ayuda de una cucharita, colocamos un poco de relleno de chocolate y juntamos las galletas de 2 en 2 hasta agotar los ingredientes.

Estas galletas se  conservan entre 2 y 3 semanas (más no he podido comprobarlo…) en una caja de metal hermética.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

 

 nappetitre

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo

¡¡¡Nos hemos mudado!!!

Ahora estamos en:

comeconmigo.net

  Únete al nuevo blog :o)

Toda la filosofía de este blog esta aquí.

comeconmigoelblogdepalmira@hotmail.com

 

¿Buscas una receta? ¿Un ingrediente?

¿Necesitas ayuda para traducir?

 

Participo en:

World Bread Day 2016 (October 16)

molde-mania-logo.jpg

He participado en:

Aquí

Basarticle