Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
15 diciembre 2011 4 15 /12 /diciembre /2011 16:19

Turrón de cacahuete (20)

 

Este mes, cuando vi el tema de la Recepta del 15 “TURRONES”, me animé y me desesperé… ¡Menuda idea han tenido Els Fogons de la Bordeta y Xocolata Desfeta!

 calendari desembre20111

Llevo desde el mes de setiembre intentando preparar turrón de Alicante y turrón de Jijona pero no hay manera que me salgan bien, siempre me quedo con unas riquísimas cremas de almendra tostada, deliciosas untadas en pan tostado o en yogures, de un sabor muy parecido pero la textura no tiene nada que ver. Así que estoy esperando impaciente el resumen del evento para encontrar la receta perfecta, aunque sea para las navidades 2012. Tardé en encontrar la receta que me gusta de los polvorones caseros, pero no dudo que daré un día con la receta del turrón casero perfecto para nuestros paladares.

 Turrón de cacahuete (8)

Pero, después pensé que además de los clásicos turrones, hoy en día también podemos encontrar versiones exóticas de turrones, por lo cual me decidí en compartir con vosotros una receta de turrón de cacahuete.

 

Es riquísimo y muy crujiente pero sin llegar a estar duro, se tarda unos 15 minutos en elaborarlo y se come en poco más tiempo.

 

Envuelto en papel de hornear, y dentro de una caja hermética, pueden ser un detalle casero para regalar en estas fechas señaladas.

 

Y ahora, os dejo con la receta, ¡qué todos andamos muy liados estos días!

 Turrón de cacahuete (24)

TURRÓN DE CACAHUETE*

Para el equivalente de 2 turrones

 

¾ cc** de bicarbonato

½ cc** de agua filtrada

½ cc** de extracto de vainilla

 

150g de azúcar

125g de miel suave

125g de agua filtrada

25g de mantequilla

250g de cacahuetes crudos, pelados y sin sal

 

En un bol, mezclamos el bicarbonato con el agua y el extracto de vainilla.

Forramos una bandeja de unos 28 x 19 cm con papel vegetal.

 

En una cazuela grande (ojo, es importante que sea bastante más grande porque la preparación espuma bastante y así evitamos quemarnos), reunimos los 125g de agua filtrada con la miel y el azúcar.

Cocemos a fuego medio, mezclando de vez en cuando hasta alcanzar una temperatura de 115,5º. Si no tienes termómetro, es cuando la textura empieza a espesar y el color se vuelve dorado.

Cuando la temperatura alcanza los 115,5º, echamos la mantequilla y los cacahuetes y mezclamos bien, sin parar hasta que la temperatura alcance los 150º, o sea que tome un tono caramelizado y quede muy espeso. Hay que vigilar muy bien durante esta etapa porque parece que la temperatura nunca subirá y sube de golpe, y si no nos fijamos se quemará. Apartamos del fuego.

Vertemos la mezcla de agua + vainilla + bicarbonato y mezclamos muy bien para obtener una masa ligera y espumosa.

Lo vertemos sobre la bandeja previamente forrada con papel vegetal y enseguida movemos la bandeja para obtener una capa de unos 5 mm de grosor:

Turrón de cacahuete (12)

Dejamos reposar a temperatura ambiente una hora como mínimo y después lo cortamos en pedacitos.

Perfecto para acompañar un café a media tarde o para decorar una mesa navideña.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* La receta se inspira en una receta de Betty Crocker que encontré en la red, aunque he adaptado algunas cositas.

** cc: cucharita de café, o sea 2,5 ml (lo suele poner en las cucharas medidoras americanas)

Assiettebis.png

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
13 diciembre 2011 2 13 /12 /diciembre /2011 21:25

Natillas de polenta y pomelo (9)

Creo que mi especia favorita para combinar con fruta es… ¡el azafrán! Claro que la canela les sienta fenomenal a las manzanas y a muchas otras frutas, pero me parece que el azafrán les da un punto de sabor espectacular que en casa nos encanta.

Natillas de polenta y pomelo (4)

Mirando en el blog, me he dado cuenta que hay más recetas dulces con azafrán que saladas… Ya podéis encontrar un risotto dulce de naranja y azafrán, unas peras en almíbar de azafrán y vino blanco dulce, unos melocotones asados con azafrán e incluso una mermelada de melocotones con azafrán, sin mencionar unos de los yogures favoritos de mi marido que no está en el blog, un yogur de azúcar rubio y azafrán. Vamos que en casa el azafrán es un clásico de los postres, especialmente cuando les queremos dar un toque festivo pero sin excedernos de grasas y calorías.

La idea de hoy, se la debo a Polyanna. Cuando empezó a comer cositas (ya hace muuuuchos meses), como no le quería dar papillas industriales y los pediatras aconsejan empezar con alimentos sin gluten, volví a descubrir ingredientes como la tapioca o la polenta, una sémola de maíz muy fina que se prepara en un abrir y cerrar de ojos y que está muy rica, además de muy fácil de asimilar.

Ahora, en casa, cada semana toca polenta, en daditos, gratinada al horno, más cremosa, más firme, vamos que es un hidrato que da muchísimo juego… ¡Pero nunca lo había probado en dulce! Así que teniendo muchas ganas de prepararnos un postrecito rico pero sano, cuando vi un pomelo olvidado en la nevera y unas cucharadas de polenta en la despensa pensé que había llegado el momento de preparar un postre con polenta…

En este postre, la polenta tiene una textura suave, casi de natilla, por lo cual no es nada pesada y el toque amargo del pomelo está suavizada por un toque de sirope de agave y de zumo de mandarina. Presentado en copitas, este postre podría ser una opción para una cena de gala, ¿no os parece?

Natillas de polenta y pomelo (7)

NATILLAS DE POLENTA, POMELO Y AZAFRÁN

para 3 personas

 

60g de polenta instantánea

250 ml de leche desnatada

½ vaina de vainilla

1 buena pizca de azafrán

4CS* de sirope de agave**

1 pomelo rosa grande

1 mandarina grande

½ hoja de gelatina

 

Calentamos la leche con la vainilla previamente rascada para sacar sus semillitas y el azafrán. Cuando rompa a hervir, cortamos el fuego, tapamos y dejamos que la infusión se haga durante unos 10/15 minutos.

 

Pelamos el pomelo a lo vivo, retirando todas las partes blancas, separando los gajos y quitando todas las pieles.

Exprimimos todo el zumo que se pueda de las partes blancas y conservamos el zumo que haya ido goteando al pelar el pomelo.

Exprimimos el zumo de la mandarina y lo mezclamos con el zumo de pomelo. Tenemos que obtener unos 175 ml de zumo al total. Si faltara un poco, le puedes añadir un poco de zumo de naranja o exprimir otra mandarina.

 

Después de la infusión, retiramos la vaina de vainilla, volvemos a calentar la leche y cuando rompa a hervir, vertemos toda la polenta. Mezclamos sin parar unos 5/6 minutos a fuego medio suave hasta que la polenta espese. Cuando está lista, le añadimos el sirope de agave, mezclamos y terminamos añadiendo 100 ml de zumo de pomelo y mandarina para parar la cocción.

 

En el fondo de 3 cuencos de presentación, vertemos un par de cucharadas de polenta cocida. Repartimos unos daditos de pomelo (reservamos los gajos más bonitos para decorar) sobre la polenta y volvemos a tapar con la polenta que nos sobre. Dejamos que se enfríe a temperatura ambiente.

 

Rehidratamos la gelatina con agua bien fría unos 10 minutos. Calentamos unas cucharadas de los 75 ml sobrantes de zumo de pomelo y de mandarina y disolvemos la gelatina previamente escurrida. Mezclamos con la totalidad del zumo y reservamos.

 

Cuando la polenta haya “cuajado”, con cuidado, decoramos con los gajos de pomelo, una hebra de azafrán y vertemos con cuidado la gelatina de zumo de pomelo y mandarina.

 

Reservamos en la nevera hasta el momento de servir.

 

Bon profit!

 Con esta receta participo en 2º Concurso Internacional de Gastronomía de Apicius y cuyos patrocinadores son:

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

** Se puede añadir más cantidad de sirope de agave, dependiendo del gusto de cada uno. El resultado no fue muy dulce pero suficiente para nosotros. Vale la pena probar el punto de dulce para que el resultado final te agrade al máximo.

Assiettebis.png

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
5 diciembre 2011 1 05 /12 /diciembre /2011 17:22

 

Compota de piña y jengibre (4)

Como en muchas familias, durante las fiestas navideñas no pueden faltar unas rodajas de piña fresca al lado de los típicos turrones y polvorones. Pensando en darle un toque distinto, este año hemos ido probando unas cuantas recetas con piña y hoy os traigo nuestra elección para este año.

 

Es una sencilla compota de piña, que raras veces solemos cocer cocida, realzada por un toque de jengibre y otro de limón que le sientan genial y le dan un sabor más exótico todavía.

 

Es un postres sencillo de preparar y muy ligerito, dependiendo de la piña que tengas, incluso se puede prescindir totalmente del sirope de agave. Vamos, que es perfecto para terminar una comida un poco pesade… ¡en cualquier época del año!

 de buen comer y algo más

Y como estos días estoy de humor “concursante”, después de las trufas de foie mi-cuit y pan de especias, ésta es mi aportación dulce para el Concurso que organiza De buen comer y algo más, que nos invita a preparar recetas con un toque navideño.

 

Ya veis que la receta tiene muy pocas líneas… así que si os apetece no hay excusas ;o)

 Compota de piña y jengibre (1)

COMPOTA DE PIÑA Y JENGIBRE

Para 4/5 personas

 

600g de piña pelada

2CS* de jengibre fresco rallado

1 vaina de vainilla

La piel rallada de un limón

2CS* de sirope de agave

 

Cortamos la piña pelada en dados y los colocamos en una cazuela.

Añadimos la vainilla cortada por la mitad y sus semillas, la piel rallada del limón y el jengibre fresco rallado.

Calentamos a fuego vivo un par de minutos y dejamos a fuego suave con tapa durante 15 minutos, removiendo un par de veces.

Cuando la piña esté tierna, apagamos el fuego, añadimos el sirope de agave y mezclamos bien.

Se puede servir templado o muy frío, tal cual o acompañado con un helado de vainilla o de coco, o más light pero muy rico con queso fresco.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

 Assiettebis.png

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
30 noviembre 2011 3 30 /11 /noviembre /2011 09:00

 

Pizza de uvas y aceite (dulce) (26)

Hace unas semanas, hojeando una revista de cocina en el kiosco, vi una pizza de uva, la merienda supuestamente tradicional en Italia durante la vendimia. Así que cuando tuve uvas en la nevera no me pude aguantar y repetí la receta, o por lo menos la idea de la receta, ya que algunas revistas de cocina extranjeras son ¡¡¡¡carísimas!!!! Vamos que le hemos echado imaginación y nos ha encantado.

 

Para la masa preparé una base tipo masa de pizza con masa madre, pero tu masa favorita de pizza también será perfecta para esta receta. De esta manera obtenemos una masa muy ligera al no llevar grasas y una base perfecta como alternativa a una clásica tarta de frutas.

 BBD-44.jpg

Con esta receta participo en el BBD#44, evento creado por Zorra y cuya anfitriona de este mes es Winged Snail con un tema perfecto, Sabores de otoño.

 Pizza de uvas y aceite (dulce) (2)

No es típicamente un pan ya que el pan más perfecto sería un pan de triple castaña pero como tuve poco tiempo, me pareció que esta pizza dulce era perfecta.

 

Seguro ya tenéis ideas para tunearla ;o)

 Pizza de uvas y aceite (dulce) (14)

PIZZA DULCE DE UVA Y ACEITE DE OLIVA

Para 4/6 personas

 

Para la masa

60g de masa madre

45g de agua templada

90g de harina semi integral (T80)

1 pizca de sal

 

Para montar la pizza

2 racimos grandes de uva negra

2CS* de azúcar rubio

2CS* de aceite de oliva

1 ramita de romero fresco

 

Para la masa

Diluimos la masa madre con el agua templada.

Añadimos la harina semi integral y mezclamos bien.

Añadimos la sal y amasamos con mucha energía hasta que la masa tenga una consistencia firme y suave, que la podamos trabajar sin que se nos enganche en las manos. Si es necesario, añadiremos un poco de harina hasta obtener la textura perfecta.

Colocamos la masa en un bol previamente untado con un pelín de aceite de olvia, y le vamos dando un par de vueltas para que tenga aceite por todas partes. Así evitamos que se seque la masa.

Tapamos con un paño limpio y dejamos en reposo entre 1 o 2 horas en un lugar templado de la casa (la masa tiene que doblar su volumen, y puede tardar más o menos según la temperatura ambiente).

 

Para montar la pizza

Pasamos la uva por agua y la secamos muy bien.

Partimos cada uva por la mitad y le quitamos las pepitas. Es algo entretenido pero al momento de comerse esta pizza lo cambia todo.

Calentamos el horno a 180º.

Con la ayuda de un rodillo, extendemos la masa lo más finamente que podamos, dándole la forma que más nos guste.

Con un tenedor pinchamos la masa por todas partes, la idea es que la masa no suba durante el horneado.

Pintamos con el aceite de oliva toda la base de la pizza, incluidos los bordes y colocamos las mitades de uva bien pegaditas unas a otras, ya que van a perder volumen al cocerse:

Pizza de uvas y aceite (dulce) (5)

Repartimos 1CS* de azúcar y otra de aceite de oliva, y espolvoreamos con las hojas de romero.

Horneamos entre 30 y 35 minutos, vigilando que la base nos quede bien crujiente y las uvas se caramelicen:

Pizza de uvas y aceite (dulce) (15)

Sacamos del horno, espolvoreamos con el azúcar que nos queda y servimos templado.

Pizza de uvas y aceite (dulce) (24) 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

Assiettebis.png

 

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo
9 noviembre 2011 3 09 /11 /noviembre /2011 08:54

Polvorones (3)

La receta de hoy toca porqué mañana voy a comer con mi tía y llevo meses prometiéndole “si, seguro, esta semana subo la receta de los polvorones que os regalé por Navidades”. Así que esta vez, ya podré contestar: “Increíble, ¡si la subí ayer mismo en el blog!”.

 

Las tiendas y las calles ya no están recordando que dentro de nada entraremos en época navideña, así para que los que se quieran ir entrenando para preparar unos polvorones perfectos para estas navidades, vale la pena empezar ahora a practicar ;o)

 Polvorones (3) - copia

Antes de ser la adicta de las cosas “hechas en casa” que conocéis, ni me imaginaba que se podían preparar polvorones caseros (ni mermeladas, ni panellets, ni roscones de Reyes, ni yogures, ni panes…). Es el bocado dulce favorito de mi hermano, y lo que le conocen saben que él no es mucho de dulce (bueno, y de salado tampoco mucho).

 

Hará unos 4 años, decidí ir investigando y buscar por internet y probé varias recetas, hasta quedarme con la receta de Maria José de Pasen y Degusten, con algunas modificaciones mínimas para adaptarlas a nuestro gusto. Ya que te los estás preparando tú, es para que salgan como más te gustan ;o) Así que nada de anís para nosotros y algo más de canela.

 Polvorones (11)

He ido sacando unas cuantas fotos, con las etapas que más me costaron, es cuestión de ir practicando un par de veces hasta pillarle el punto, y después ni te das cuenta por lo fácil que es prepararlos. Para darles forma, he usado mi técnica para cortar galletas de mantequilla, como ya lo expliqué en la receta de los speculoos, me parece más sencilla que la convencional, y me da mejores resultados. Si siempre os liáis al cortar galletas, vale la pena experimentarla una vez por lo menos ;o)

 

Lo bueno que tiene esta receta, es que se puede ir preparando poquito a poco, no necesitas estar pendiente de ella de manera continua. Puedes tostar la harina un día, al siguiente por la mañana preparar la masa, cortar por la tarde y hornear por la noche… Es una receta muy flexible, perfecta para los que tenemos muchos momentos libros ¡que no duran mucho!

 ppp polvorones

Podéis estar seguros que en casa no volverán a entrar polvorones comprados, basta con ver la ilusión de Polyanna probando la primera tanda de polvorones del año 2011 y mirando ya donde teníamos guardados los otros ;o)

 

No dudéis, ¡animaros a prepararlos! El precio bastante más barato, y el sabor, infinitamente mejor. 

 

Y claro, esta receta se le dedico a mi tieta Júlia ;o)

 Polvorones (5)

POLVORONES CASEROS

Para unas 20 unidades dependiendo del tamaño

 

320g de harina blanca

1cc* de levadura Royal

40g de almendra cruda molida

70g de azúcar glas* +  azúcar glas para el acabado

120g de manteca de cerdo ibérico

½ cc** de canela

1 pizquita de sal

 

Calentamos el horno a 130º.

Empezamos tostando la harina con la almendra molida. Mezclamos la harina, con la levadura y la almendra molida.

Tamizamos con cuidado y colocamos esta mezcla sobre la bandeja del horno previamente cubierta con una hoja de papel vegetal:

paso a paso polvorones (1)

Horneamos durante 30 minutos, removiendo cada 10 minutos para que la harina de vaya tostando de manera uniforme y sin amargarse.

Dejamos que se enfríe antes de usarla, a la izquierda harina tostada, y a la derecha harina normal:

paso a paso polvorones (27)

De esta mezcla usaremos sólo 320g***.

 

En un recipiente grande, formamos un volcán con la harina tostada, y en su centro metemos el azúcar, la canela, la pizquita de sal…

 paso a paso polvorones (3)

… y la manteca de cerdo cortada en trocitos:

 paso a paso polvorones (5)

Vamos mezclando para obtener una textura arenosa:

paso a paso polvorones (9)

...y que toda la harina esté bien empapada con manteca de cerdo:

paso a paso polvorones (19) 

Ahora ya podemos amasar ligeramente para obtener una bola de masa:

paso a paso polvorones (21)

La colocamos entre 2 hojas de papel de plástico y la aplastamos ligeramente con la mano y acabamos dándoles suavemente con un rodillo, dejando un grosor de 1 centímetro (no se suben durante el horneado, por lo cual el resultado final será idéntico) aproximadamente. Acabamos de envolver en el papel de plástico y lo dejamos reposar en la nevera una horita:

 paso a paso polvorones (24)

Colocamos una hoja de teflón o de papel vegetal en la bandeja del horno. Quitamos el envoltorio de papel de plástico y con un vasito vamos recortando los polvorones y los vamos colocando en la bandeja del horno.

 

Para poder usar la casi totalidad de la masa, a medida vamos recortando polvorones, vamos juntando los trocitos de masa sobrantes y con los dedos procuramos unirlas, y con la ayuda del rodillo las alisamos.

Dejamos en reposo por lo menos 1 hora, o más si tenemos más tiempo por delante.

 

Cuando estemos listos para hornear, calentamos el horno a 200º, con calor sólo por la parte alta (como para gratinar). Horneamos en la parte media/alta del horno (en nuestro horno hay 4 posiciones, yo coloco la bandeja en la 3 empezando por abajo) durante 10/12 minutos. A partir de los 10 minutos, vamos vigilando que vayan tomando colorcito pero sin quemarse, pueden tardar un poco más dependiendo del horno que uséis. Pero el olorcillo os ayudará a saber en qué momento están listos.

 

Sacamos la bandeja del horno y dejamos que se enfríen. En el momento de servir, espolvoreamos con azúcar glas y ¡listos para servir!

 

Con un buen té, son para mi uno de los mejores bocados, ya sea en navidades, en Semana santa o en pleno verano.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*Se puede usar más azúcar si os gustan más dulces, pero ya que se espolvorean con azúcar glas, me pareció más que suficiente. Esto, al gusto de cada uno.

**cc: cucharita de café

*** Al usar sólo 320g, os quedará una pequeña cantidad de harina tostada, variable según la calidad de los ingredientes y del horno. Una opción si no queremos tirar nada es hacer una regla de tres: pesamos cuanta mezcla tenemos y adaptamos proporcionalmente las cantidades de los otros ingredientes. Otra opción es usarla mezclada con harina normal para otras galletas o un bizcocho.

Assiettebis.png

Compartir este post

Repost 0
Published by Palmira - en Postres
Comenta este artículo

De temporada125

   

 

He creado este blog para compartir mis recetas favoritas, caseras, de temporada y en alguna ocasión veganas.

Toda la filosofía de este blog esta aquí.

comeconmigoelblogdepalmira@hotmail.com

 

¿Buscas una receta? ¿Un ingrediente?

¿Necesitas ayuda para traducir?

 

Participo en:

World Bread Day 2016 (October 16)

molde-mania-logo.jpg

He participado en:

Aquí

Basarticle