Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
11 enero 2017 3 11 /01 /enero /2017 09:17
SIEMPRE APETECE UN BUEN PLATO DE PASTA: PENNE CON SALSA DE COLIFLOR Y ANCHOAS

Ya sé que lo he dicho mil veces, pero ¡hay que ver qué arte tienen los italianos para preparar platos de pasta con cosas que a nosotros no se nos acudirían! Y es lo bueno que tuvo nuestra estancia italiana, permitirnos descubrir platos típicos pero muy poco exportados.

 

Hoy se trata de pasta corta cuya salsa (con mega tropezones) combina coliflor y anchoas. En Italia usan mucho las anchoas para potenciar el sabor de las salsas, incluso venden puré de anchoa en tubos que sirven como condimento para potenciar ragús, salsas e incluso vinagretas. Es un producto que me encanta y que de vez en cuando se encuentra en los supermercados de lujo.

 

He adaptado la receta a nuestras tierras donde dicha pasta no se encuentra usando filetes de anchoa y el resultado es exquisito. Si queréis sorprender con coliflor, aquí tenéis vuestra receta :o)

 

Y si os gustan la gastronomía italiana, no podéis dejar de pasar por el índice de Cocina Italiana del blog pinchando aquí.

 

¡Feliz miércoles!

 

Un día como hoy hace…

… 1 año: Pasta alla Pecorara (Pasta con Berenjena & Ricotta)

… 2 años: Ensalada de Coliflor asada & Avellanas al estilo Ottolenghi

… 3 años: Tarta de Manzana & Chocolate con masa de Cacao

… 4 años: Bizcocho de Ricotta & Manzana con Especias de Invierno

… 5 años: Quiche de Jamón & Trigueros

… 6 años: Crema de Boniato & Especias

… 7 años: Crema de Calabaza Butternut especiada

SIEMPRE APETECE UN BUEN PLATO DE PASTA: PENNE CON SALSA DE COLIFLOR Y ANCHOAS

PENNE CON SALSA DE COLIFLOR Y ANCHOAS

Para 4 personas

 

175g de pasta corta tipo penne

Una coliflor pequeña

2 cebollas

30g de uvas pansas

20g de almendra tostada picadita

6 filetes de anchoa en aceite

1 pizca de hebras de azafrán

1cc* de aceite de oliva

Unas hojas de albahaca picadas

Sal

 

Empezamos cocinando la coliflor: la limpiamos y cortamos los ramilletes. Lo cocemos en agua hirviendo salada unos 10 minutos hasta que estén hechos al dente. Guardamos un poco del agua de cocción de la coliflor, escurrimos y reservamos.

Con un vasito de agua de la coliflor, infusionamos el azafrán.

Pelamos las cebollas y las cortamos en medias lunas finas. Las cocemos con el aceite de oliva hasta que estén bien doradas. Entonces añadimos las uvas pansas, las almendras, el agua con azafrán y los filetes de anchoa cortados en trocitos. Añadimos un cazo del agua de cocción de la coliflor y dejamos cocer tapado unos 2/3 minutos. Después añadimos la coliflor y dejamos que se junten sabores unos 5 minutos más.

Mientras tanto, cocemos la pasta según las indicaciones del paquete, guardamos un poco de agua de cocción, la escurrimos y la añadimos a la salsa de coliflor y anchoas. Salteamos un par de veces, sacamos del fuego, añadimos la albahaca y ¡listo para disfrutar!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

 

 

 

Compartir este post

Repost 0
11 noviembre 2016 5 11 /11 /noviembre /2016 08:05
UN PLATO PARA COMPARTIR: ÑOQUIS DE RICOTTA Y CASTAÑA CON RAGÚ DE TOMATE

Ya lo he comentado muchas veces, pero lo mejor que guardo de nuestra vida en Italia es lo que he aprendido acerca de su cocina, una cocina distinta de la que conocemos de los restaurantes… y qué podéis descubrir pinchando aquí o en el logo.

Entre otras cosas, nos enamoramos de los ñoquis caseros, que poco tienen que ver con los comprados. Si os da pereza o miedo darles forma, que sepáis que en la mayoría de tiendas de pasta en Italia sólo los cortan de un largo cordón de masa y salen igual de ricos.

 

En el blog ya tengo varios tipos de ñoquis: los de ricotta, los de calabaza, y hoy toca su versión más otoñal, unos ñoquis de ricotta para el toque ligero y de harina de castaña para la intensidad de sabores.

 

Me saben a otoño y además se congelan muy bien por lo que podéis preparar grandes cantidades y guardarlos, después es cuestión de hervirlos un pelín más tiempo.

 

Hoy volvemos a estar de puente así que os deseo un ¡muy feliz fin de semana a tod@s!

 

Un día como hoy hace…

… 1 año: Yogur de Pan de Especias

… 2 años: Crema de Lombarda con Sal de Speck

… 3 años: Nuestra Tarta de Manzana más Clásica

… 4 años: Tarta 100% Manzana y (Casi) Nada más

… 5 años: Coliflor gratinada con Bechamel & Picatostes de Chorizo

… 6 años: Acelgas a la Extremeña con Crumble de Jamón Ibérico

… 7 años: Solomillo relleno de orejones de Albaricoque & Manzana

 

UN PLATO PARA COMPARTIR: ÑOQUIS DE RICOTTA Y CASTAÑA CON RAGÚ DE TOMATE

ÑOQUIS DE RICOTTA Y CASTAÑA

CON RAGÚ DE TOMATE

Para 4 personas

 

Para los ñoquis

250g de ricota fresca escurrida de su agua

125g de harina de castaña

1 yema

1 puñado de harina normal para trabajar la masa

Sal, Pimienta

 

Para el ragú de tomate

3 tomates pera bien maduros

1 cebolla pequeña

1 zanahoria pequeña

1 ramita de apio

1cc* de miel

1 taza de vino blanco seco

1 ramita de romero

1cc* de aceite de oliva + 1 poco para servir

 

Para los ñoquis

En un bol grande, colocamos la ricota escurrida y la mezclamos bien para ablandarla con la yema con una espátula. Salpimentamos y tamizamos por encima la harina de castaña. Empezamos mezclando con la espátula y terminamos amasando ligeramente con las manos, añadiendo un poco más harina si fuera necesario. La masa tiene que poder manejarse pero cuanta menos harina tenga, más ligeros y sabrosos serán los ñoquis.

Envolvemos en un papel film y reservamos en la nevera por lo menos 30 minutos.

Pasado este tiempo, dividimos la masa en porciones y las trabajamos sobre la mesa de trabajo enharinada, dándole forma de rulo. Iremos cortando trocitos, a las que a su vez le daremos forma con un tenedor o con la ñoquera como os lo enseño aquí.

A medida, los vamos repartiendo sobre una bandeja espolvoreada con harina y dejando espacio entre ellos. Si los vamos a congelar, los pasamos directamente así en el congelador y cuando estén firmes podemos pasarlos en una bolsa de plástico bien cerrada.

Cuando queramos comerlos, los herviremos en abundante agua salada, removiendo un poco con cuidado de no romperlos y cuando salgan a la superficie (un par de minutos dependiendo de la cantidad) ya estarán listos para escurrir. El tiempo depende de si están congelados o no pero suele ser menos de 5 minutos incluso para los congelados. Con una espumadera los vamos pasando a medida que suben en la sartén donde tendremos el ragú preparado.

 

Para el ragú de tomate

Pelamos la cebolla y la zanahoria y las trituramos con el apio (incluidas las hojas) y el romero limpios hasta que queden en trocitos pequeños.

En una sartén grande, calentamos el aceite de oliva y doramos a fuego medio hasta que estén hechos y se seque el líquido que sueltan. Salamos ligeramente y añadimos el vino blanco, dejamos evaporar hasta que ya no quede líquido en la sartén y añadimos los tomates pelados y sin semillas cortados en dados pequeños. Tapamos y dejamos concentrar a fuego suave y con tapa unos 15/20 minutos. Al cabo de este tiempo, rectificamos con la miel y ajustamos de sal y pimienta al gusto.

 

Para servir

Cuando los ñoquis están cocidos, los vamos pasando en el ragú de tomate, mezclamos suavemente para envolver los ñoquis con la salsa, decoramos con un poco de romero y servimos, terminando con un poco de pimienta negra recién molida y un hilo de aceite de oliva.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*cc: cucharita de café

Compartir este post

Repost 0
22 junio 2016 3 22 /06 /junio /2016 07:00
¿PUEDE SER QUE LLEGUE EL CALOR HOY COMO LO HAN ANUNCIADO?: SPAGHETTI ALLA CRUDAIOLA DI RICOTTA

Bueno pues parece que hoy por fin tendremos calor, o por lo menos eso acaban de decir en la radio… Visto desde ayer todavía no me parece muy posible pero ya veremos.

 

Con o sin calor, el verano ya ha llegado oficialmente y con ello en casa estrenamos los platos de “pasta fredda”. Cuando vivíamos en Italia, descubrimos que allí toca pasta día sí y día también :o) Incluso en pleno verano con el termómetro por las nubes… Tienen todo un recetario adaptado a esta época del año de las cuales mis dos favoritas son la ensalada de macarrones con albondiguillas y tomates y la crudaiola que es la receta que comparto hoy.

¿PUEDE SER QUE LLEGUE EL CALOR HOY COMO LO HAN ANUNCIADO?: SPAGHETTI ALLA CRUDAIOLA DI RICOTTA

La crudaiola es una salsa cruda como lo indica su nombre cuyos ingredientes no se cocinan y que sirven de aliño a la pasta para que se coma a temperatura ambiente. La más clásica de las crudaiolas es tan sólo tomate triturado con albahaca, sal y aceite de oliva.

 

Mi versión favorita añade el toque de cremoso y ligero de la ricotta y el sabor umami de las aceitunas… Sin duda es la receta que más preparo cuando los cherrys están en su mejor momento…

 

Si la probáis, seguro que después siempre tendréis un bote de ricotta en la nevera… Y si lo vuestro son las recetas italianas podéis verlas pinchando aquí. Pero si vuestra pasión son los tomates, no dejéis de ir a ver el índice de recetas con tomate del blog que os he preparado…

 

¡Feliz miércoles a todos!

 

¿PUEDE SER QUE LLEGUE EL CALOR HOY COMO LO HAN ANUNCIADO?: SPAGHETTI ALLA CRUDAIOLA DI RICOTTA

SPAGHETTI ALLA CRUDAIOLA DI RICOTTA

Para ¾ personas

 

320g de spaghetti (me gusta usar los nº7 pero al gusto)

250g de tomates cherry de varios colores + unos cuantos para decorar

250g de ricotta fresca

15 hojas de albahaca + unas hojitas para decorar

1 CS* de alcaparras en sal desaladas

15 aceitunas verdes sin hueso

Sal, pimienta

Aceite de oliva

 

Cocemos la pasta según las instrucciones que vengan en el paquete, unos 10 minutos aproximadamente.

Mientras vamos preparando la crudaiola. En el bol de la batidora, colocamos los cherrys limpios con la albahaca, las alcaparras, las aceitunas, las hojas de albahaca, la ricota y un par de cucharadas de aceite de oliva. Trituramos bien hasta obtener una crema densa. Probamos para ajustar de sal.

Cuando la pasta esté cocida, reservamos un poco del agua de cocción para alargar la salsa de ricota a nuestro gusto.

Mezclamos bien y con cuidado en una ensaladera grande los espaguetis con la salsa.

Servimos los espaguetis decorados con hojitas de albahaca y cherrys y terminamos con un poco de pimienta molida y un chorro de aceite de oliva

 

¡A disfrutar!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*CS: Cuchara Sopera

Compartir este post

Repost 0
1 junio 2016 3 01 /06 /junio /2016 06:44
TODO UN CLÁSICO DE NUESTROS MENÚS: ÑOQUIS DE RICOTTA

Poco a poco, voy poniendo al día el índice de recetas italianas del blog y haciéndolo me he dado cuenta de que faltaban los ñoquis de ricotta… Y eso que siempre tengo unos en el congelador “por si acaso”.

Los ñoquis se pueden comer con una buena salsa de tomate o con tropezones de carne, pero los de ricotta, como más me gustan es crujientes por fuera y tieeeeeeeernos por dentro, sencillamente salteados con un poco de mantequilla y aliñados con unas aromáticas…salvia, al poder ser. Pocos ingredientes pero ricos.

 

La receta la descubrí cuando vivíamos en Italia, en la revista que daban gratis en la tienda de productos ecológicos. Y pase lo que pase no la cambio :o)

 

Si queréis ahorrar tiempo, podéis prescindir de pasar los ñoquis por la ñoquera. En Italia, en las tiendas de pasta fresca, sólo cortan los ñoquis en pedacitos, sin perder tiempo en darles la forma.

 

Y si los de ricotta os inspiran, tenéis que probar también los ñoquis de castaña y los ñoquis de calabaza!

 

¡Feliz miércoles a todos!

 

TODO UN CLÁSICO DE NUESTROS MENÚS: ÑOQUIS DE RICOTTA

ÑOQUIS DE RICOTTA

Para 2/3 personas

 

Para los ñoquis

200g de ricotta

40g de parmesano recién rallado

70g de harina (aproximadamente, dependiendo de los demás ingredientes podemos necesitar un poco más o menos) + un poco para trabajar la masa

2 yemas de huevo pequeñas

Sal, pimienta

1 pizca de nuez moscada

 

Para servir

20g de mantequilla

Flor de sal con hierbas aromáticas mediterráneas o salvia fresca o seca

 

Para los ñoquis

Colocamos la ricotta bien escurrida del suero en un cuenco y con la ayuda de un tenedor la ablandamos bien.

Añadimos las yemas y volvemos a mezclar bien. Añadimos el parmesano, una pizquita de sal, una de nuez moscada rallada y un poco de pimienta, mezclamos bien y añadimos la harina, amasamos suavemente, tenemos que obtener una masa lisa y muy suave, ligera entre las manos. Ojo, que si añadimos demasiada harina, después son pesados y no quedan tan ricos.

Dividimos la masa en porciones y las trabajamos sobre la mesa de trabajo enharinada, dándole forma de rulo. Iremos cortando bolitas, a las que a su vez le daremos forma con un tenedor o con la ñoquera como os lo enseño aquí.

A medida, los vamos repartiendo sobre una bandeja espolvoreada con harina y dejando espacio entre ellos.

 

(Si los vamos a congelar, lo haremos en este momento, primero congelando los ñoquis bien separados sobre una bandeja y después cuando estén helados, los podemos pasar en una bolsa de plástico bien cerrada.)

 

Los herviremos en abundante agua con sal, cuando salgan a la superficie (un par de minutos dependiendo de la cantidad) ya estarán listos para escurrir. (Si los hemos congelados, hacemos lo mismo, lo único es que tardarán un par de minutos más en salir a la superficie).

 

Tendremos preparada una gran sartén con la mantequilla bien caliente e iremos añadiendo los ñoquis que iremos sacando con una espumadera a medida que van subiendo directamente en la sartén.

Salteamos un par de minutos hasta que estén bien doraditos como en la foto, ajustaremos de sal pimienta y hierbas aromáticas y ¡a disfrutar!

 

Bon profit!

 

Compartir este post

Repost 0
15 febrero 2016 1 15 /02 /febrero /2016 08:00
UN PLATO QUE ME RECUERDA ITALIA, MEJOR DE LEJOS: RAVIOLI DI ZUCCA & AMARETTI (RAVIOLIS DE CALABAZA Y GALLETAS DE ALMENDRA AMARGA)

Ya lo he dicho muchas veces, pero lo mejor que guardo de nuestros años pasados en Italia es todo lo que he descubierto de su gastronomía, muy distinta de la que conocemos fuera de allí.

 

Claro que ya conocía los raviolis, pero por mucha tienda delicatessen italiana, pocos son tan ricos que los que se venden en muchas tiendecitas dedicadas a pasta fresca y exclusivamente a pasta fresca en cualquier pueblo de Italia.

Algo que desconocía por completo es que los raviolis también suelen ser “de temporada”, o sea que no se comen los mismos en octubre y en mayo.  Muy típicos del otoño y de la zona donde vivíamos, son los ravioli di zucca, cuyo relleno combina calabaza y amaretti, unas galletas más o menos secas a base de almendra y de “almendra de albaricoque”. Son muy dulces y tienen un puntito amargo que hacen de estos raviolis una maravilla.

 

Como no se encuentran con tanta facilidad en París como en Milán, me puse manos a la obra y los preparé caseros… ¡INSUPERABLES! Una masa mucho más fina que los comprados, un intenso sabor a almendra en el relleno y ¡muy bien de precio! Pueden parecer algo entretenidos de preparar pero merece la pena. Además se congelan de maravilla y más de una cena me han salvado.

Ya sé que se está terminando la época de calabazas pero si buscáis más ideas para cocinarlas, podéis pinchar aquí o en el logo. Con este invierno que no lo acaba de ser del todo, casi apetecen más recetas de otoño que de invierno :o)

 

¡Feliz semana a todos! 

UN PLATO QUE ME RECUERDA ITALIA, MEJOR DE LEJOS: RAVIOLI DI ZUCCA & AMARETTI (RAVIOLIS DE CALABAZA Y GALLETAS DE ALMENDRA AMARGA)

RAVIOLI DI ZUCCA& AMARETTI

Para 8/10 personas

 

Para la masa

210g de harina normal

90g de sémola de trigo

3 huevos medianos

1cc* de sal

2CS** de aceite de oliva

Harina y sémola para trabajar la masa

 

Para el relleno

280g de puré de calabaza***

40g de harina de almendra

Unos 30g de pan rallado (la cantidad dependerá de lo que absorba la harina de almendra y de la humedad del puré de calabaza)

15g de grana padano rallado

Sal, pimienta

Un poco de nuez moscada

50g de amaretti morbidi

 

Para servirlos

Un poco de mantequilla al gusto

Flor de sal

Hojas de salvia frescas o de romero o salvia en polvo

 

Para la masa

Empezaremos preparando la masa. Siempre uso mi amasadora Kenwood porqué así el resultado es perfecto y no me canso ni tardo nada en tener la masa de pasta lisa y perfecta.

Mezclamos la harina con la sémola de trigo, la sal y formamos un hueco en el centro donde cascamos los huevos y añadimos el aceite de oliva. Mezclamos a velocidad baja con la pala de la batidora (la K) hasta que se integren bien todos los elementos. Entonces, quitamos la pala y colocamos el gancho de amasar.

Subimos la velocidad progresivamente, del 2 al 5 hasta que la masa quede elástica y homogénea.

Le damos forma de bola y la envolvemos con papel film. Reservamos en la nevera por lo menos 1 hora o toda la noche si nos es más cómodo.

Ya tenemos la masa lista para laminar.

 

Para el relleno

El relleno no tiene dificultad pero os aconsejo usar todos los elementos a temperatura ambiente o fríos para que no humedezcan en exceso la masa cuando vayamos a rellenar los raviolis.

Mezclamos el puré con la harina de almendra, el pan rallado, el grana padano, los amaretti triturados y ajustamos de sal y pimienta con nuez moscada. Ojo en sazonar bien ya que sino el relleno será excesivamente dulzón.

Tenemos que obtener una textura bastante firme que mantenga su forma, como podéis verlo en las fotos.

Pasamos a una manga pastelera con boca ancha y reservamos en la nevera hasta el momento de formar los raviolis.

 

Para formar los raviolis

He usado un regalo que me trajo papá Noel hace ya más de 10 años y al que le he sacado poco partido, la laminadora de pasta y el molde para ravioli.

Sacamos la masa de la nevera y la cortamos en 4 porciones. Volvemos a envolver los 3 trozos de masa que usaremos después con papel film y si hace mucho calor lo devolvemos a la nevera.

Aplanamos ligeramente la masa con un rodillo sobre un mármol enharinado con harina y sémola. Pasamos la masa por la laminadora a máxima obertura, la doblamos y volvemos a pasarla en la misma apertura. Repetimos esta operación unas 3 o 4 veces hasta que la masa tenga más o menos la anchura de la laminadora.

Reducimos de 1 la apertura de la laminadora, enharinamos ligeramente nuestra banda de masa y la pasamos por la laminadora 2 veces sin plegar.

Vamos repitiendo estas pautas, reduciendo el grosor de 1 cada 2 pasajes hasta llegar a la mínima apertura.

Suelo cortar a mitad del proceso la lámina para que me sea más cómodo manipularla pero esto es personal.

Si vemos que se pega la masa (que no suele ser así) volvemos a enharina muy ligeramente la masa y seguimos adelante con el laminado.

Cuando tengamos 2 láminas del ancho y grueso del molde de raviolis, colocamos una lámina de masa sobre el molde y suavemente, formamos los huecos con los dedos.

Después rellenamos con el valor de una avellana de relleno y tapamos con otra lámina de masa. Presionamos suavemente pero firmemente para que se peguen las dos láminas de masa...

y pasamos el rodillo apretando bien para que se formen y separen los ravioli.

Los vamos pasando a una bandeja grande forrada de papel vegetal y seguimos hasta agotar ingredientes.

Así preparados, los ravioli están listos para comer o para congelarse. En este segundo caso, los dejo en la misma bandeja y los meto en el congelador unas horas. Cuando estén congelados, los paso en una bolsa de plástico con cierre hermético y están listos para comer, añadiendo sólo unos minutos al tiempo de cocinado.

 

Para servirlos

Llevamos a ebullición una abundante cantidad de agua salada y añadimos los raviolis con cuidado de no quemarnos, tienen que tener mucho espacio.

Cuando el agua vuelva a hervir, mantendremos un fuego medio alto y cuando los raviolis vuelvan a subirse a la superficie del agua, contaremos un minuto aproximadamente, lo mejor es probar uno para estar seguros :o) Los escurrimos enseguida sin dejarlos en su agua de cocción.

Mientras, calentaremos la mantequilla a fuego medio con la salvia o el romero para que tome un pelín de color, momento en el que añadiremos los raviolis apenas escurridos, añadiremos flor de sal al gusto y dejaremos que tomen un poquito de color en la parte inferior antes de servirlos bien calientes.

¡A disfrutar que si llegáis hasta aquí lo tendréis bien merecido!

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

* cc: cucharita de café

**CS: Cuchara Sopera

***El puré de calabaza, lo suelo preparar en el horno. Parto la calabaza por la mitad, quito las semillas con una cuchara y pongo en una fuente de horno con un vasito de agua. Horneo 180º entre 35 y 60 minutos dependiendo del tamaño de la calabaza. Para esta receta, suelo usar lo que me sobra cuando preparo platos que necesitan cantidades exactas y prefiero que me sobre puré a que me falte :o)

 

 

Compartir este post

Repost 0

¡¡¡Nos hemos mudado!!!

Ahora estamos en:

comeconmigo.net

  Únete al nuevo blog :o)

Toda la filosofía de este blog esta aquí.

comeconmigoelblogdepalmira@hotmail.com

 

¿Buscas una receta? ¿Un ingrediente?

¿Necesitas ayuda para traducir?

 

Participo en:

World Bread Day 2016 (October 16)

molde-mania-logo.jpg

He participado en:

Aquí

Basarticle