Tuesday 6 september 2011 2 06 /09 /Set /2011 07:35

Mermelada de prunas reinetas y vino gewurztraminer (5)

Aquí llegamos con la segunda entrega de mermelada casera, después de la mermelada de albaricoques y falsas almendras. Esta idea la teníamos en mente desde hace varios años pero no nunca nos habíamos lanzado.


  Mermeladas 8628

Este año, ya que estábamos la mar de animados por el tema de las mermeladas aprovechamos el hecho de que las prunas reinetas además de estar riquísimas estaban muy bien de precio.

 

El resultado es una mermelada con un color dorado intenso, y un sabor donde la vainilla resalta todos los matices del Gewurtzraminer, un vino dulce alemán, muy aromático y sabroso. La combinación es fantástica y la mermelada al final no contiene alcohol, sólo un increíble y rico sabor.

 

Es una mermelada que se prepara en 2 tiempos: una primera cocción corta, para ayudar a que los aromas de la fruta y de la vainilla se mezclen y una segunda cocción para darle cuerpo a la mermelada sin perder los aromas del vino. No es muy difícil, sólo hay que organizarse un poco más.

I Concurso de recetas, cocinando en un rincón del mundo

Aprovecho esta receta para participar en el I concurso de recetas del blog Cocinando en un rincón del mundo que nos invita a preparar una receta con fruta para celebrar su 1º cumpleblog. Para mi las mermeladas caseras son la mejor manera de saborear fruta en su pleno sabor a lo largo del año, así que me parecen perfectas para el concurso.


Si nunca has probado mermeladas con alcohol, ¡anímate!

Y seguro que no lo lamentas ;o)


  Mermelada de prunas reinetas y vino gewurztraminer (9)

MERMELADA DE PRUNAS REINETAS,

VAINILLA & GEWURZTRAMINER

para unos 7 potes

 

1,350kg de prunas reinetas sin hueso (o sea 1,700kg más o menos)

750g de azúcar (para mermeladas idealmente)

30cl de vino gewurztraminer (o un vino dulce muy aromático)

1 vaina de vainilla

2 sobres de gelificante para mermelada (opcional, pero recomendable según la fruta)

 

Pasamos las prunas reinetas por agua y las dejamos que se escurran. Les quitamos el hueso partiéndolas por la mitad.

Vamos colocando las reinetas en un cuenco grande.

Las mezclamos con el azúcar, los granitos negros de vainilla y la vaina de vainilla cortada por la mitad  y dejamos que se funda hasta formar algo parecido a un almíbar (entre 1 y 2 horas según la temperatura ambiente).

Vertemos en un caldero para mermeladas y calentamos hasta que rompa a hervir. Paramos el fuego y lo pasamos en un cuenco grande. Lo tapamos con papel film y lo reservamos en la nevera por lo menos 12 horas (yo la suelo dejar una noche completa y preparar la mermelada la mañana siguiente).

 

El día siguiente

Volvemos a pasar la mermelada en el caldero para mermeladas y calentamos a fuego fuerte mientras removemos constantemente para que no se pegue.

Dejamos cocer unos 7 minutos y probamos el punto con la prueba del platito*.

Si es preciso, añadimos los sobres de gelificante según las instrucciones del paquete.

Cuando la mermelada esté en su punto, vertemos el vino, mezclamos bien y dejamos hervir 2 minutos más.

Según nuestro método favorito, espumamos con la ayuda de una espumadera o usamos un trocito de mantequilla para quitar la espuma por algún milagro químico**.

Ponemos la mermelada todavía hirviendo en los potes bien limpios y secos.

Los dejamos boca abajo hasta que se enfríen.

Esperamos unas 72h antes de esterilizar o pasteurizar*** la mermelada.

 

Bon profit!

 

Algunas informaciones útiles o no tan útiles

*La prueba del platito

Ya sé que existen varios métodos serios para averiguar si la mermelada está lista o no. Pero a mí, la que más me gusta, es la que suele usar mi abuela: cuando se empieza a preparar la mermelada, se pone un platito en el congelador y cuando se quiere averiguar si la mermelada está en su punto, se vierten una o dos gotas de mermelada sobre el platito. Si se corren en el plato, hay que añadirle algún tiempo de cocción. Si se aguantan, esto significa que la mermelada está lista.

Pero nunca hay que olvidar que todas las frutas no “cuajan” de la misma manera, o sea que la mermelada de fresa nunca será naturalmente tan firme que la de plátano por ejemplo.

 

** He descubierto hace poco que añadiendo un trocito de mantequilla en la mermelada cuando está hirviendo, desaparece la espuma como por arte de magia. Ya lo comenté en la receta de mermelada de albaricoques con falsas almendras, esta opción permite sacar un pote de mermelada más y te ahorras el esfuerzo de quitar la espuma a mano.

 

*** Esterilizar o Pasteurizar mermelada casera

Suelo usar menos azúcar en mis mermeladas que en las recetas clásicas. Para que me duren meses (¡e incluso años!), siempre las esterilizo. ¿Cómo? Es muy sencillo: en la olla presión, 5 minutos al 2. ¡Y ya está! Así las puedo conservar varios años: algunas que se habían escondido en el trastero incluso duraron 3 años (más la verdad es que no lo sé porque ¡¡¡nunca he tenido mermeladas que duren tanto!!!).

 

1ProP por cada 3 cucharas soperas

Assiettebis.png

Ver los 14 comentarios - Escribir un comentario
Volver a la página principal

De temporada125

 

He creado este blog para compartir con vosotros mis recetas favoritas, caseras, sanas y de primera calidad.

Toda la filosofía de este blog esta aquí.

comeconmigoelblogdepalmira@hotmail.com

 

¿Buscas una receta? ¿Un ingrediente?

Loading

 

 

¿Necesitas ayuda para traducir?

Participo en:

aig 2014

LOGOTIPO-AIG-13-PEQUENO.jpg

apicius 2013

concurso-tubrocheta

World Bread Day 2013 - 8th edition! Bake loaf of bread on October 16 and blog about it!

aniversario cuinant

molde-mania-logo.jpg

comedores sociales 

1306coc donahay ganador canal cocina

canal cocina 22 minutos

canal cocina colección de libros

 

patates farcides 2014 01

flam 2013 11

garrapinyades 2013 10

carmanyola 2013 09

He participado en:

Aquí

Basarticle

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados